#Palpitaciones: Amor sin límites.

Amor sin límites.

“Que el Señor los haga crecer para que se amen más y más unos a otros, y a todos, tal como nosotros los amamos a ustedes.”

(1 Tesalonicenses 3: 12)

Aquí el apóstol Pablo nos anima a dar la mayor cantidad posible de amor a cada uno de nuestros hermanos, sin distinción alguna. Él estaba plenamente conciente del hecho de que muchos de los creyentes no estamos plenamente dispuestos a pagar el precio de la crucifixión de nuestro ego, porque, a la hora de la verdad, cuando las dificultades arrecian, nos echamos para atrás.

Pablo nos recuerda que somos llamados a comportarnos con el mismo grado de responsabilidad  que manifestó Jesús. Es verdad que nos resulta muy difícil ofrecer nuestra dedicación a plenitud, pero debemos recordar que Dios nos pide que nos esforcemos fielmente para alcanzar esta meta.

Hoy voy a compartir con ustedes esta historia: Durante una travesía en tierras africanas, el misionero Arnot, en compañía de un grupo de indígenas recién convertidos; avanzaban lentamente por la sabana, cuando, de repente, apareció un león y se aprestaba a lanzarse contra uno de los jóvenes de la comitiva. Sin perder tiempo, Arnot se abalanzó sobre el joven y se interpuso frente al león. El animal estaba muy cerca pero, inexplicablemente, se detuvo, luego se devolvió y se fue sin agredir a ninguno del grupo.

Cuando le refirieron lo sucedido al jefe de la tribú, exclamó: “Verdaderamente que con un hombre como este, que arriesga su vida frente a un león para salvar la vida de su amigo indígena yo iría a cualquier parte.”  ¿Estamos dispuestos a proceder con este sentido de responsabilidad hacia nuestro prójimo?.

Concluyo con un mandamiento del propio Jesús: “ Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos” (Juan 15: 13 y 14).  Todos sabemos que el Maestro Redentor fue coherente con todo lo que nos enseñó, al punto de soportar la muerte en la cruz, mientras pedía a Dios Padre el perdón para sus verdugos.