#ElTiempo Aldo Giordano: Vaticano no quiere "imponer" diálogo en Venezuela

El nuncio apostólico recordó que la santa sede solo ha actuado como acompañante en este proceso, como también lo hace la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)

Caracas.- El nuncio apostólico en Venezuela, Aldo Giordano, dijo hoy que es "falso" que la Iglesia católica quiera "imponer" el diálogo político en el país y recordó que el Vaticano ha actuado como acompañante de las conversaciones entre el Gobierno y la oposición a petición de las partes.

"Es absolutamente falso que la iglesia quiere imponer un diálogo, la iglesia se ofrece para ayudar (...) el papa (Francisco) dice 'siempre queremos ayudar', 'yo estoy dispuesto a ayudar', 'podemos ayudar'", dijo Giordano a periodistas en un acto religioso en el céntrico estado de Carabobo.

Recordó que la santa sede sólo ha actuado como acompañante en este proceso, como también lo hace la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), representada por los exmandatarios de República Dominicana y Panamá, Leonel Fernández y Martín Torrijos, respectivamente, y por el expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

"El que hace el diálogo son los venezolanos, no es la santa sede", dijo al comentar sobre este proceso que se encuentra suspendido desde el pasado 6 de diciembre tras poco más de un mes de conversaciones.

Aclaró, además, que el texto que fue presentado recientemente suscrito por la Unasur y por el Vaticano fue un "escrito de los expresidentes de Unasur" y que "no fue escrito en la santa ede" aunque contó con el "agrado" de la Iglesia pues tenía el objetivo de invitar a las partes a "reflexionar".

Este escrito, que contiene una propuesta de los acompañantes para que se retome el diálogo en Venezuela, fue rechazado por la oposición reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que anunció que próximamente lanzará su propio documento con las condiciones para regresar a las conversaciones.

Decisión

La MUD decidió no regresar a las conversaciones con el Gobierno de Nicolás Maduro, iniciadas el 30 de octubre, tras acusar al oficialismo de no cumplir con los acuerdos alcanzados en la mesa de diálogo.

Entre los acuerdos que asegura la MUD que fueron alcanzados en ese diálogo se cuenta la creación de un cronograma electoral que permita plantear la culminación del mandato de Maduro, después de que la oposición viera frustradas sus intenciones de activar un referendo para revocar al presidente en 2016.

Asimismo, se pactó la implementación de medidas para aliviar la crisis de desabastecimiento de medicamentos y alimentos, la liberación de los políticos presos y la restitución del rol del Parlamento según lo previsto en la Constitución.