#Palpitaciones : Y les aseguro que estaré....

Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

(Mateo 28: 20)

Toda religión ha tenido un fundador que ha dejado libros, enseñanzas y, a veces, un buen testimonio de su vida. El verdadero Cristianismo, el que nos enseña la Biblia, no sólo nos enseña cuales son los valores morales de la conducta sino también la relación con Dios, restablecida plenamente gracias al sacrificio de Jesús. Dios no es una religión sino una relación.

Hasta que no aprendí esta realidad, la buscaba con todo mi corazón porque, en mi confusión, de una cosa estaba seguro: me faltaba ese algo que me permitiese comprender. Busqué esa verdad en la filosofía, en el arte, en la religión y en tantas otras esferas del quehacer humano, pero el vacío persistía. Me veía como trtando de llenar un círculo con un cuadrado.

Solamente Dios puede llenar nuestro corazón porque hemos sido creados a imagen de Dios con un corazón a su medida. ¿Cómo podremos obtener la presencia de Dios en nuestra vida?  Nuestro Maestro Redentor nos indica que es necesario nacer de nuevo y volver a ser como niños. Esto requiere de mucha humildad, basta recordar cómo se expresa Jesús en Lucas 10: 21 “En aquel momento Jesús, lleno de alegría por el Espíritu Santo, dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque habiendo escondido estas cosas de los sabios e instruidos, se las has revelado a los que son como niños. Sí, Padre, porque esa fue tu buena voluntad.” También nos recuerda la Biblia que Jesús garantizó a sus seguidores que los, nos, acompañaría hasta el fin de los tiempos. Así como enseñan que Cristo es Dios (Juan 1: 1) y es el Camino para ir al Padre (Juan 14: 6). En el justo momento en que lleno de arrepentimiento y sinceridad le pidas a Jesús de entrar en tu vida, Él lo hará, te revelará al Padre y estará contigo por toda la vida, mejor, por toda la eternidad.